Ser abuela

Cierto es… que el ser madre es una de la experiencias más maravillosas que hay en esta vida, pero no es menos cierto que cuando los hijos crecen y ves la posibilidad de que un día cercano se vayan de tu lado, el corazón se te pone pequeño y deseas que tus hijos volvieran a ser bebés.

De repente….. Un día me entero,….. ¡oh, sorpresa! Viene alguien en camino… alguien a kien no esperabas tan pronto y te preguntas “¿por qué tan pronto? Yo aún soy muy joven, no tengo canas, ni muchas arrugas ..!un nuevo ser viene en camino!

¿Un nieto? ¿mi nieto?… El día que va a nacer hay una mezcla de expectación, miedo, y ansiedad. Veo a mi bomboncito…No puedo creer que algo tan pequeñito y hermoso me haga sentir tan bien. Y así, comienzo a sentir como recorre por mi cuerpo algo que llaman la llamada de la sangre.

Nunca, jamás, ni en mis más remotos sueños pensé o me creí capaz de llegar a amar a otro ser como kiero a mis hijas,pero si lo kiero como a un hijo a mi nieto precioso, perfecto, inocente y tierno. Muchas veces escuché que a los nietos se les kiere más que a los hijos, siempre me reia del comentario decia que no podia ser k como era posible kererlos mas que a tus propios hijos. Hoy os digo que es más k cierto.

Pero los hijos son nuestra prolongación y los nietos una bendición. Es un amor más tranquilo, sosegado, sin apuros… el único afán es disfrutar de sus risas de sus juegos, de sus miradas, de sus besos, de sus abrazos, de su aprendizaje… y no es que no haya disfrutado de todas esas cosas con mis hijas… pero a ciencia cierta os digo, que el sentimiento que nos acompaña cuando vemos reír a un nieto supera cualquier sentimiento, cualquier dicha o placer existente en este mundo.

Por eso hoy en día cuando me preguntan eso de “¿Y tú ya eres abuela?” respondo: “¿kién, abuela yo?…. Sí, abuela feliz y enamorada de mi bomboncito!”

Administrador

No olviden actualizar sus perfiles para que otros puedan saber un poco mas sobre ustedes.

You May Also Like

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas