La llegada del amor

En las paginas del libro que escribí de mi vida
se quedaron ausentes los sueños dormidos
se pintaron de gris los colores del alba
se murieron los besos de sed y de hastío.
 
Caminando sin rumbo tropezando en la nada
de cara al sol, a veces, y a la vida de espaldas
se me escapo el gemido contenido en el llanto
se me fue hasta la vida, se me fueron los años.
 
No había diferencia entre la noche y el día
no creía en la luna, menos en las estrellas.
Porque los golpes duelen muy adentro del alma
porque la historia pesa y se agotan las ganas.
 
Y que si de momento cruzando el horizonte
aparece un lucero con nuestros nombres puestos
qué si de la nada y vestida de luna
aparece una dama que disipa la bruma.
 
¿Será que de aquel libro que escribí de mi vida
se quedo en inconcluso un episodio entero?
¿Será que en mi agonía de vivir en silencio
no escuche las canciones de lo sutil y eterno?
 
De momento descubro que de nuevo estoy vivo,
que el cantar de las aves no es un eco vació,
que se puede vivir una vida de hastío,
pero nunca el destino nos deja en el olvido.
 
Que detrás de la lluvia se esconde el arco-iris,
que detrás de las penas quedan mil alegrías,
que no se muere el roble porque parezca seco,
que el amor solo dormía … dentro del alma mía.

Administrador

No olviden actualizar sus perfiles para que otros puedan saber un poco mas sobre ustedes.

You May Also Like

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas