Guillermo Lasso es el candidato preferido de Rafael Correa

 Las elecciones en el Ecuador parecen ser solamente un circo romano
 

En la imagen, el Doctor Miguel Palacios Frugone, destacado profesional y politico ecuatoriano actualmente victima del terrorismo gubernamental en el Ecuador
 
A pesar de que un destacado profesional y político, el Doctor Miguel Palacios Frugone defiende la tesis de que en Ecuador “todos los ecuatorianos pueden aspirar a ser presidentes de la república”, yo digo todo lo contrario: en Ecuador solo las mafias organizadas logran apuntalar a su más siniestro líder a esa candidatura. Logrando en tal consecuencia poner al pueblo ecuatoriano a escoger en las urnas entre lobos o tigres, a ver cual de los dos se comen la gran carnada que representa el poder y el dinero ecuatoriano.
 
Pienso en las elecciones en el Ecuador como ese viejo circo romano en que combatían leones contra cristianos. Ya sabemos quienes eran los vencedores.
 
Ref: http://mikypalaciosfrugone.wordpress.com/2012/10/30/guillermo-lasso-es-el-candidato-favorito-de-correa/
 
Si bien el derecho a elegir y ser elegido se consagra en la constitución de la republica, estableciendo una “superficial igualdad de oportunidades” para todos, el procedimiento electoral ecuatoriano hace todo lo contrario imponiendo condiciones y reglamentos por las cuales ya no se puede en verdad aspirar a ser un elegido sino solo a elegir.
 
Cualquier ciudadano que aspire a ser un Presidente, debe sujetarse al modelo corrupto y siniestro de un Consejo Nacional Electoral que son otros pillos y sinvergüenzas generalmente controlados y manipulados por cada gobierno de turno. Hasta allí llega el supuesto derecho constitucional que dice que todos tenemos el derecho de ser elegidos, el cual es un derecho al que solo 3 a 5 pelagatos llegan, todos bien escogidos por el gobierno de turno, justamente como contendientes débiles, de tal manera que sea casi imposible arrebatarle el poder a los gobiernistas y pillos de turno.
 

En la imagen, Guillermo Lasso, candidato a Presidente del Ecuador contra Rafael Correa Delgado
 
Guillermo Lasso es sin duda alguna un hombre bien capacitado y preparado en el área tan codiciada por los ricos y terratenientes del país que es la tarea en si misma de “hacer mas ricos a los ricos”, haciendo crecer obviamente sus capitales, lo cual significa en la balanza monetaria, “hacer mas pobres a los pobres”, y en ese campo solamente si tiene una muy reconocida excelencia de actos al ser la cabeza administrativa del banco de Guayaquil.
 
Lasso se ha ganado con sus propios meritos, trabajo y esfuerzo, capitalizar no solo su propio patrimonio sino el de todos los accionistas e inversionistas de ese banco de Guayaquil el cual no ha tenido ningún revés financiero todavía. Sin embargo, Lasso no solamente no representa ni siquiera a sus empleados de menor paga en su propio banco, los cuales lo deben odiar por sus muy malos y bajos sueldos, sino que tampoco representa a los ecuatorianos que en su gran mayoría son gente humilde que no tienen ni siquiera una cuenta bancaria. Ecuador en su gran mayoría no se sentirá representado por Guillermo Lasso jamás de los jamases.
 
Guillermo Lasso, -antes de ser un candidato presidencial-, nunca estuvo con el pueblo ni se ha sabido nunca de su vocación social ni de servir a las clases marginadas del pais. Mas bien, si pertenece a un gremio que representa todo lo contrario, cuya finalidad es el mundo del dinero, de ganar ventaja a los pobres y necesitados, de aprovechar las oportunidades que representa la necesidad de todo un pueblo por conseguir dinero para financiar sus pequeños negocios, comprar sus casa, o expandir sus empresas. La misión de todo banquero, corríjanme ustedes si estoy equivocado, es aprovecharse inmisericordemente de quien mas necesita el dinero.
 
Lasso, como nunca en toda su historia política, ahora que se saca fotografías abrazando y tomando de la mano a los indígenas, a los cholos, se ve claramente que está en una situación inusual que anes no hacía jamás como banquero. Bien dice Palacios Frugone: “Me es difícil imaginármelo saliendo de su banco vestido con un terno Armani, para almorzar en un puesto de maduro asado, en la isla trinitaria. Ha gastado una gran cantidad de recursos económicos para conformar un partido y poder sostenerlo. Debe costarle mucho dinero la propaganda que ha pasado por televisión, radio y prensa, y es entendible que pueda hacerlo, ya que proviene de un gremio cuya razón de ser es la acumulación del dinero. Pero si el asunto fuera meter plata para conseguir el objetivo, Álvaro Noboa ya sería cinco veces presidente.”
 
Lasso definitivamente no es un hombre del pueblo que representa al pueblo ni lo representara jamás. Lasso se representa a el mismo, a sus intereses, a sus objetivos, y la gran oportunidad que ve al frente. Eso es el todo por el todo.
 

En la imagen, Rafael Correa Delgado actual Presidente del Ecuador a quien la oposicion califica como el tirano dictador auto proclamado monarca Ecuatoriano.
 
Guillermo Lasso es el candidato favorito de Rafael Correa por que representa ser justamente un candidato ficticio, como un zirconio frente a un diamante, alguien que aparenta ser un fuerte contendiente, pero al final de cuentas, no es nadie en la arena política, por lo cual le dará la reelección a Correa en bandeja de plata. He allí la razón por la cual Correa ya lo eligió como su contendiente principal y empezó a llenar el país con carteles de desacreditación en contra de Lasso. Pero ambos, tanto Correa como Lasso saben muy bien el juego que están jugando, y no importa que pierda Lasso, quiza eso ya esta previsto de antemano, e incluso, es muy posible tambien que ambos ya lo saben y esten completamente de acuerdo, pero estoy seguro que, obviamente, algo saldrá ganando de todo esto.
 
Correa debe estar feliz con la candidatura de Guillermo Lasso. Esta le da la posibilidad de atacar a un gremio de unos pocos privilegiados de mala reputación, a sabiendas de que no ve en Lasso un opositor con mayores posibilidades de ganar. Lasso es sin duda alguna el preferido de Correa.
 
Votar por Lasso, es desperdiciar el voto. Me ha defraudado la actitud de Jaime Nebot y de otros dirigentes políticos, al respaldar a este candidato Guillermo Lasso, sabiendo muy bien la realidad de todo aquello que todos ya sabemos. Votar en Lasso es justamente botar por la reeleccion de Rafael Correa.
 
Como ven compatriotas, en Ecuador no se respalda ni a la razón ni a la verdad, sino solo a las conveniencias políticas de cada pillo y sinvergüenza de turno en ese gran escenario que representa la división del gran botín de las arcas nacionales y del poder político, mientras las verdaderas necesidades del pueblo ecuatoriano, ¿y eso, (históricamente), a quien mismo le ha importado?

Administrador

Administrador

No olviden actualizar sus perfiles para que otros puedan saber un poco mas sobre ustedes.

Podría gustarte además ...

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas